Slow sex y la Cajita de Cosmética sensorial

  • por Eva Latapi

Erróneamente se cree, que el sexo es una carrera cuya meta es el orgasmo. Recurrimos a los mismos juegos o estimulación previa (foreplay), a las mismas posiciones, a la misma forma de terminar y esto resulta en un acto predecible y monótono. Después de que las parejas dicen “conocerse” a la perfección y caer en la monotonía y la rutina, recurren a mi consultorio y confiesan que el deseo sexual ha muerto. Inclusive algunas parejas creen que tienen un problema sexual grave y algunas otras creen haber caído en lo “inevitable”.

Existen tantos conceptos erróneos acerca del sexo y a mi parecer la idea que tenemos del deseo sexual es uno de los más equivocados. Como dice la Dra. Bárbara García, el mejor amigo del placer es el aprendizaje. El deseo sexual espontáneo es una falacia y el caer en la monotonía no es precisamente la llave que necesitamos para abrirle la puerta al deseo sexual. Todo lo contrario, se necesita la novedad, la imaginación y la fantasía.

Cuando se habla de slow sex o sexo lento se refiere a no intentar correr esta carrera cuya única meta es llegar al orgasmo. El slow sex, nos obsequia el detenernos en los detalles y estar presente en cada uno de los momentos del encuentro sexual.

Para ponerle chispa al encuentro sexual y poder llevar acabo el slow sex, me gustaría mencionar la cosmética sensorial. La cosmética sensorial nos invita a estimular cada uno de los sentidos como previa del sexo. Muchas veces el encuentro sexual no tiene que terminar en un orgasmo, inclusive no tiene que haber penetración. El encuentro sexual puede ser completamente satisfactorio si nos detenemos y disfrutamos la estimulación de cada uno de nuestros sentidos.

Buscando en internet los artículos para crear una cajita de cosmética sensorial encontré en ladilderia.com un kit de Kama Sutra que tiene prácticamente todo.

Un aceite comestible sabor a vainilla: Con el que puedes darle un masaje a tu pareja para posteriormente comerle a besos. También utilizar unas gotitas para masajear la nuca, la entrepierna y/o los genitales. Ideal para quienes deseen un sabroso sexo oral.

Un plumero: Que sin duda es uno de mis artículos favoritos en la cosmética sensorial. Es el elemento ideal para despertar la bioquímica en la piel apoyándolo sobre la piel de tu pareja. Apoya el plumero completo para que no dé cosquillas y se pierda el encanto del momento.

Una vela: Que a pesar de ser útil para una “escapada” es muy pequeña para un encuentro en casa. Yo te recomiendo tener una vela que te guste más y sea más grande. Inclusive si te sientes un poco más intrépida o intrépido te recomiendo la vela sexy que se enciende y se transforma en aceite para masaje tibio. Parece parafina, pero sólo es aceite que está solidificado y se hace liquido al encenderse (también la puedes encontrar en la dilderia).

Sales de baño: perfectas para empezar la previa o terminar con un delicioso baño en la tina.

Un lubricante en base de agua: ideal para jugar o inclusive incorporar juguetes sexuales. En caso de usar juguetes siempre te recomiendo que el lubricante que uses sea en base de agua.

Por último y lo que fue una novedad para mí, los polvos de miel con sabor a vainilla. Estos polvos que son tan finos como el talco los puedes usar junto con el plumero para esparcirlos en la piel de tu pareja y comerle a besos.

Para poder completar la estimulación de los sentidos, te recomiendo que pongas una música que te haga sentirte sensual y que les prenda a ti y a tu pareja. Recuerda que también las palabras son un elemento esencial para estimular el oído. Hazle saber a tu pareja lo que deseas hacerle o que te haga.

Para poder estimular cada uno de los sentidos, te recomiendo tapar los ojos de tu pareja con un antifaz o una bufanda para agudizar la sensación.

En verdad el deseo sexual no muere, simplemente hay que despertarlo, invitarle… El utilizar una cajita de cosmética sensorial es ideal para ponerle chispa a la relación y salir de la monotonía de una forma divertida.

En caso de no querer comprar un kit, puedes utilizar elementos que tengas en casa para poder empezar a estimular tus sentidos y los de tu pareja. Por ejemplo, en vez del plumero puedes usar un peine, puedes también usar aceite de bebé o aceite de oliva para dar masaje. Si quisieras implementar un comestible, te recomiendo utilizar chocolate o crema batida.

Recuerda que la llave para abrirle la puerta al deseo sexual es la imaginación. Así que te invito a jugar con tu pareja, descubrirse y disfrutarse mutuamente.

 

Autora:

Psic. Eva Latapi

https://www.instagram.com/eva_latapi/

https://evalatapi.com/

Etiquetado con: cosmética sensorial slow sex
Compartir:

Posts Anteriores Siguientes Posts

0 Comentarios

No hay comentarios todavía. Sé el primero en comentar.

Deja un comentario

Los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados.